Sentir que te empujan a salir del lugar que no quieres abandonar, tu país y el de tus hijos, la casa que antes fue de tus abuelos, que acogió a tus bisabuelos emigrantes. No dar el gusto a un régimen que sueña con confiscar trozos de ti mismo, alcanza para seguir porfiando.

Mibelis Acevedo D. 

@Mibelis